#techdagógica

recursos compartidos para aulas numerosas

Didáctica de seminario.

A labourer walks on the scaffoldings at a construction site in Xiangfan, central China's Hubei province November 16, 2006. China's racing economy is likely to shift to a lower gear next year as the government takes further cooling measures to reduce a ballooning trade surplus and excess cash in the banking system. CHINA OUT REUTERS/Stringer (China)

El concepto de seminario viene de seminare: es decir, semilla. La idea de un seminario está entonces directamente ligada al concepto de sembrar. De allí que, ya desde su base etimológica, la idea de un dispositivo didáctico – pedagógico de seminario remite necesariamente a una acción, específicamente a una acción vinculada a la producción; el seminario -como el taller- es un espacio de producción: un espacio activo.

Recuerdo todavía mis “seminarios optativos” de dos tiempos diferentes. Por un lado los de la currícula de mi formación de grado, deseados, anhelados, esperados desde tiempo ya que se encontraban como un formato muy particular en el plan de estudios en el que me formé; y por otro lado los seminarios de mi formación en maestría. En uno y otro caso la nota en común tenía que ver con dos elementos fundamentales: el número limitado de la concurrencia (no mas de 12 personas) y el interés específico por la temática a tratar. Incluso más, su importancia ” casi trascendental” para la trayectoria de formación personal auto-establecida.

Nuevamente me enfrento al semestre en el que dicto una Unidad Curricular Optativa, que en el acierto o en el error no dejo de identificar como un seminario, aunque debo decir que hoy esta relación de identidad entre estos dos dispositivos vuelve a resultarme conflictiva y poco armoniosa y motiva la reflexión que me hace escribir estas notas.

Sembrar y cosechar.

El punto crítico al que me vuelvo a enfrentar remite a la didáctica de seminario por un lado y dentro de ella muy particularmente a la evaluación.

Recuerdo que un criterio fundamental para la aprobación de los seminarios optativos en el grado refería a la calificación mínima a obtener. A diferencia de otras asignaturas generales -masivas- para aprobar un seminario optativo se requería una calificación mínima en la monografía final de 6, en una escala muy loca en la cual la nota 3 corresponde al mínimo de aprobación y siendo 6 una nota satisfactoria sobre un techo de nota 12 (vale ver la siguiente tabla de comparación de escalas de calificación entre universidades Asociación de Universidades del “Grupo Montevideo). Es decir, era básico para aprobar obtener cierta calificación de calidad y no el #SalvéRaspando.

Y eso no era particularmente difícil. Supongo que en primer lugar por la ausencia de anonimato. En un grupo de 10 o 12 estudiantes donde el #CaraACara estaba absolutamente desplegado y por ello tanto el docente podía llevar una observación y acompañamiento super personalizado y al mismo tiempo el compromiso del estudiante -al menos desde mi vivencia- era alto ya que de verdad se sentía co-responsable del trabajo de siembra del espacio.

Se podría decir que la cosecha de productos nobles era un resultado casi que anticipado por el propio dispositivo. Resultaba más común que alguien dejara el seminario o -suceso muy poco frecuente- no entregara la monografĩa final, antes que entregar un triste #SalvéRaspando.

Pero, ¿es posible esta dinámica con 30, 40 o 45 estudiantes?

 

Tensiones de la evaluación: entre la evaluación continua y la evaluación de cosecha final.

Se podría decir que el #CaraACara funcionaba de superficie de despliegue “natural” para lo que podríamos llamar una #EvaluaciónContínuaEspontánea. Pero nuevamente y a modo de #PreguntaParaCompartir: ¿cómo suplir o adaptar ese “dispositivo invisible”#EvaluaciónContínuaEspontánea en un contexto donde el sólo hecho de proponer una dinámica de presentación supone ocupar dos clases? Y vale decir que este dato sale de lo que me ha venido pasando en los dos últimos años.

Mi respuesta -pensada, pero de seguro limitada- es acudir al montaje de dispositivos artificiales de evaluación continua; dispositivos -por ende- formalizados dentro de las pautas de evaluación.

Entiendo que lo “natural” de un seminario a nivel de evaluación es la producción de una monografía, un trabajo de ensayo. Y ello porque además remite a un tipo de aprendizaje que solamente un dispositivo como el de seminario puede sostener y que supone un aprendizaje fundamental en el repertorio de competencias que el pasaje por una licenciatura de grado universitario debe fomentar: el aprendizaje de la escritura académica.

Lo que mas me preocupa a estas instancias no son lxs estudiantxs motivadxs, a los cuales el pasaje por determinada Unidad Curricular Optativa le supone resolver alguna parte de una trayectoria de formación en la cual se sienten implicadoxs; sino “lxs otrxs”. Aquella porción del seminario de 40 que está allí porque no quedaba cupo en otra materia, porque le venía bien el horario u otra exterioridad en la cual lo formativo singular no sea mayoritario.Y frente a ello otra #PreguntaParaCompartir: ¿La “motivación” lo puede todo? ¿Es suficiente el deseo propio del docente para “motivar” a lxs estudiantes?

Resulta difícil, cuando no ingenuo, creer que se puede obtener una buena cosecha de una mala siembra. Pero entonces ¿cuál es la parte de la siembra que corresponde hacer a lxs estudiantxs por si solos y que garanticen una cosecha suficiente, destacada o de excelencia en vez de una triste cosecha de #SalvéRaspando?

 

Dispositivos artificiales de evaluación continua.

A la espera del diálogo con lxs lectorxs, me he anticipado a sondear algunos posibles dispositivos que -ante la numerosidad y su propensión al anonimato- “fuercen” la producción de instancias y contenidos de medio camino que -al modo de hitos- provoquen (en el doble sentido de incitar y de generar) andamios sobre los cuales transitar hacia un necesario producto final de calidad. Pasaré revista entonces, esperando también opiniones de lxs lectorxs sobre la eficacia y viabilidad  o no de los mismos.

 

1. San Moodle 1: Foro de presentación

He decidido instalar un foro de presentaciones donde lxs estudiantes puedan decir quienes son y porqué llegaron al seminario. Para este caso y en virtud del seminario, utilizando un texto de la bibliografía particularmente provocativo como la “Ética Maríca” de Paco Vidarte, les he pedido que den 20 características propias que lxs describan y que entiendan puedan estar relacionadas son su inscripción al curso. Así mismo le he pedido que presenten alguna situación que hayan vivido -sobre si o sobre otra persona- en la cual observen una fuerte ignominia vinculada a la orientación sexual o identidad de género del / de lxs protagonista/s y por último elegir un pasaje del texto por algún motivo les pareciera interesantes. Textualmente: “Que den cuenta de cosas que vienes pensando, que te haya hecho pensar algo nuevo que no tenías pensado, que te parezcan desacertadas o corregibles, etc.” y a continuación que expresen la justificación y motivo de dicha elección “sin ser escuetxs en demasía”.

Tomé la idea de este foro de un ejercicio relatado por mi amigo Javier Rey en ocasión de un curso de posgrado tomado durante una estancia en Río de Janeiro. En el, el docente del seminario, Pedro Paulo Gastalho, les interrogó, con base a un artículo de Michel Foucault, qué era lo intolerable que había en sus investigaciones y de donde sacaban insumos -digamos la motivación- para realizarla.

Resulta entretenido saber de lxs estudiantes si prefieren el helado de chocolate o el de menta, pero resulta fundamental saber qué es lo intolerable para cada unx de ellxs y que de alguna manera les ha motivado a meterse en el largo viaje de hacer una carrera universitaria a nivel macro, o de tomar un determinado seminario a nivel mas específico.

 2. Additio: control de asistencia.

Lo debo confesar. Entiendo que pocas cosas son más escolares -y por ende infantilizantes- que la “pasada de lista”. Y confieso también que carezco del gen de “rigurosidad magisterial” necesario para sostener esta práctica a pies juntillas. Pero estimulado por mi tecnofilia radical busqué con dicho procedimiento mediante el uso de alguna app que me resultara atractiva, operativa y con agregados extra.

Parto de la base que, cierta regularidad en los procesos puede ser fundamental. Y para eso me encontré con una app llamada #Additio. Lo primero a decir son  dos cosas: 1, la versión gratuita es muy buena. 2, la versión de pago para tablet y smartphone es econonómica y se hace una vez para toda la vida, sin suscripciones anuales.

Algunas de las chucherías extras que encontré con esta app de origen catalán han sido:

  • Posibilidad de agregar una columna a cada estudiante con emoticones, los cuales uso como descriptores de participación activa.
  • Posibilidad de poner de forma breve -y usando dictado por voz- un breve resumen clase a clase.
  • Elegir estudiantes al azar, por ejemplo para hacer preguntas maliciosas cuando nadie quiere participar o participan siempre lxs mismxs, por nombrar algunas que llevo descubiertas.

Ya reportaré mas sobre esta aplicación, principalmente cuando pase a premium y lleve un tiempo usándola.

3. San Moodle 2: Glosario.

Una herramienta que nunca había usado aunque supiera someramente de su existencia es la actividad de glosario de Moodle. Básicamente, se trata de un “diccionario” en el que lxs estudiantxs pueden armar pequeños artículos enciclopédicos sobre palabras significativas para el curso. Como todo recurso TIC, mas allá de la herramienta, lo fundamental a la hora del impacto positivo es diseñar el contexto de aplicación apropiado.

En mi caso, clase a clase, se despliegan una serie de categorías duras que son mucho mas que nociones o palabras importantes. Son definiciones acuñadas y discutidas por diversxs autorxs, con sentidos muy específicos y que permiten dar cuenta de una serie determinada de fenómenos. Así por ejemplo, llevo listados para futuras entradas de glosario los términos “violencia simbólica”, “tolerancia”, “reconocimiento”, “justicia”, “ética”, “eticidad”, “bien común”.

Con ellas pretendo que cada estudiante, explore y componga entradas de al menos dos de estos términos que se irán desarrollando clase a clase a modo de “exploraciones preliminares” que permitan construir una ruta conceptual útil a los efectos de llegar relativamente bien a la elaboración de la monografía final.

Mi experiencia con el fichado de libros ha sido triste. Espero que este camino, menos ritualista aunque mas exigente, derive en buen puerto. Obviamente, la actividad será calificada.

 

4. 40 / 60.

Tal vez la decisión mas importante en términos de dispositivos. Calificar las diferentes actividades intermedias y otorgarles -a su promedio- un peso del 40% en la calificación final a promediar con el ensayo final el cual recibirá un 60%.

Sin duda alguna esta decisión es crítica ya que la evaluación continua no parece estar instalada institucionalmente. La experiencia de uso es escasa y podría llegar a contravenir con cierto ejercicio de libertad asignado a la responsabilidad única de delegar todo el peso dela evaluación en la producción final. Sin embargo puede valer la pena ensayar la experiencia.

5. San Moodle 3: Taller y rúbricas.

Nuevamente explorando las posibilidades de Moodle, llego a estas dos actividades que hasta el momento no he usado en línea.

Por un lado, la actividad de taller puede describirse como una variación del módulo tradicional de tarea, en el cual se suma a la funcionalidad de entrega on-line para corrección de parte de lxs docentes, la posibilidad de  evaluación entre pares, asignando pesos diferenciados a la ponderación de unos y otros, así como la posibilidad de asignar calificaciones a la evaluación realizada por cada estudiante.

Sumada al uso de esta actividad y para facilitar el proceso de (auto)evaluación del desempeño final, usaré rúbricas, ya no manualmente sino mediante el módulo de creación y uso de las mismas con la que cuenta esta plataforma virtual de aprendizaje.

Para quien no sepa lo que es una rúbrica, en la web de Moodle se describen como un conjunto de criterios donde para cada criterio, se proporcionan varios niveles descriptivos y se asigna una calificación numérica. Con la rúbrica, el evaluador elige cual nivel contesta/describe mejor a una producción de acuerdo con los criterios  dados.

La imagen de abajo muestra un ejemplo de rúbrica posible tal como se configura y ve en Moodle.

 

screen-capture-873

 

El objetivo de la inclusión de este dispositivo se centra en que cada estudiante conozca con antelación a la producción los criterios de evaluación y pueda además utilizarlos para la evaluación del trabajo de otros además del suyo propio.

 

Síntesis.

Resulta evidente que el plan de evaluación y acompañamiento previstos es de requerimiento de alta dedicación además de complejo. La duda es si en realidad esta “alta dedicación”, al menos de parte del estudiantado no es simplemente la vuelta a un nivel anterior de exigencia donde la #EvaluaciónContínuaEspontánea y la ausencia de anonimato provocaban (de nuevo en las dos acepciones mencionadas) una llegada casi obligatoria a buen puerto.

 

Escucha abierta.

Si ha llegado hasta aquí, sería de enorme agrado para mi que pudiera compartir sus inquietudes, comentarios, apreciaciones y experiencias propias.

Sería deseable que de tales comentarios dieran lugar a un foro de intercambio en el blog del cual alimentarnos colectivamente.

Gracias por la lectura y como siempre, nos mantenemos en contacto y no olviden que podemos seguir el intercambio en twitter citándonos bajo nuestro nick @techagogica y usando los hashtags ofrecidos en el artículo!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en septiembre 6, 2015 por en Entradas, Entradas sesudas, Producción original, Recursos, Tomar conciencia y etiquetada con , , , , , , , , , .

Navegación

Responsabilidad.

Las opiniones vertidas por un autor en este espacio colectivo son de su absoluta responsabilidad, eximiendo de la misma al resto de los administradores, autores y colaboradores del sitio.

SOMOS CULTURA LIBRE!

Entradas seriadas…

A %d blogueros les gusta esto: